El turbante ya revolucionó el vestidor de la mujer durante la Segunda Guerra Mundial cuando se convirtió en uno de los complementos más importantes para las mujeres de la época, siendo un claro signo de elegancia y glamour. Desde entonces, y tras adornar la melena de algunos de los iconos de estilo más influyentes, es el mejor aliado del outfit de gala. Con la entrada de este año 2018, se ha vuelto a ver una nueva fiebre del turbante, y es que las grandes marcas de moda lo han incluido en algunos de sus primeros desfiles del año. Y es que el turbante se está convirtiendo en un complemento necesario, por lo que ahora las personas que los adquieren, tanto hombres como mujeres, buscan calidad y belleza a partes iguales en ellos. Entre los años 30 y los 90 fueron los protagonista del vestidor de grandes celebridades, el turbante ha sobrevivido generación tras generación a épocas donde las estéticas han ido cambiando radicalmente, En su día, la conocida Coco Chanel fue una de las primeras en lucir este accesorio de pelo capaz de realzar cualquier look. Pocos después, hemos visto como a finales de 2017 y comienzos de 2018, las celebridades del mundo de la moda y música lo han incluido en sus respectivos armarios. Con un turbante, de manera informal, puedes usarlo como si fuera un gorro de lana, o simplemente como un aplique al pelo suelto. Un complemento que nunca falla, y que irá creciendo en auge a lo largo de este año.